TORRE CENTENARIO DE LOTA

Por: La Voz del Bio Bio La Voz de los que no tienen voz


SABÍAS QUE….

Su construcción en el año 1952, reviste de gran simbolismo, pues evoca a un elemento propio de la industria carbonífera, una antigua chimenea de ladrillos refractarios, ubicada al interior de la Fundación de Cobre, con un acto conmemorativo de carácter monumental para ser visible desde toda la ciudad.
Su valor histórico se ha tenido en cuenta que en el año 1854, Matías Cousiño Jorquera instala una fábrica de ladrillos refractarios, que ocupan como materia prima las arcillas de los cerros Colcura y Chivilingo, siendo una de las chimeneas de los hornos, la utilizada en la Torre del Centenario.
En el año 1932, comienza a funcionar de forma paralela la fábrica de azulejos y mosaicos, Lota Green S.A., donde se fabricaba la vajillería y cerámica artística de la zona.
La torre destaca por su diseño original del arquitecto Carlos Casanueva B y haber tenido una altura de 55 metros, consistente en una construcción de madera e incluía una veleta, un carillón y un gran reloj luminoso. La maquinaria de este reloj pertenecía al antiguo reloj que adornaba el Palacio del Parque Lota.
La chimenea está construida en muros de albañilería simple, con ladrillos refractarios, o ladrillos de fuego, con estructura de acero de refuerzo exterior que sostiene una escalera perimetral.
Se destaca que la torre tiene un valor simbólico debido a que fue erigida para conmemorar los cien años del carbón de Lota, hito relevante para la historia de la industria carbonífera chilena y de la ciudad.